Aprende sobre tu vehiculo

Tecnico-mecanica

Revisión Técnico Mecánica

Es un procedimiento unificado establecido para todos los vehículos automotores mediante el cual se verifican las condiciones mecánicas, ambientales y de seguridad a través de la revisión técnico mecánica y de emisiones contaminantes realizadas en los Centros de Diagnóstico Automotor legalmente constituidos para tal fin.

Según el Ministerio de Transporte, actualmente se encuentra suspendida la Ley Antitrámites, que establecía que vehículos particulares debían realizar primera Revisión Técnico Mecánica a los seis años, según matrícula inicial.

Mientras se resuelve cómo queda la norma, los organismos de tránsito del país realizarán pedagógía entre los conductores.

Socializaremos una vez el Ministerio de Transporte oficialice medidas sobre el tema.

 

Técnico mecánica Vigente:

Vehículo Particular: La primera revisión se debe hacer a los 6 años y después cada año.

 

Vehículo Público: La primera revisión se debe hacer a los 2 años y después cada año.

Motos: La primera revisión se debe hacer a los 2 años y después cada año.

¿En qué consiste la Revisión Técnico Mecánica de un vehículo?

Es un procedimiento obligatorio que utilizan las autoridades colombianas para saber si los vehículos poseen las condiciones mecánicas óptimas para poder circular por las vías públicas y privadas del país.

La ley 769 de 2002 del Código de Tránsito en sus artículos 28 y 50, 51, 52, 53 y 54 y las resoluciones 3500 de 2005 y 2200 de 2006 de los Ministerios de Medio Ambiente y Transporte.

Todos los vehículos particulares, de servicio público y motocicletas que transiten por las calles y carreteras colombianas.

Solo a partir del tercer mes de estadía en Colombia es que deben realizar la revisión Técnico Mecánica y de Gases.

En este diagnóstico se evalúan las siguientes variables: carrocería, estado de los frenos, dirección, suspensión, sistema de las señales visuales y audibles, llantas y el conjunto de vidrios de seguridad.

Se chequea si el automotor cumple con las normas de emisiones contaminantes que establecen las autoridades ambientales del país.

Evalúan los mismos ítems que se le revisan a los automóviles.

Por medio de varios procedimientos, se establece qué cantidad de gases contaminantes emite un vehículo por medio de sus escapes de gases en velocidad mínima y crucero.

A partir de la emisión de la matrícula de tu vehículo por los primeros seis años, debes realizar la revisión técnico mecánica cada dos años. Después de cumplido este periodo de tiempo, debes renovar la Revisión Técnico Mecánica anualmente. Para las motos, debe realizarse este trámite por primera vez a los dos años de haber sido expedida la matrícula, y luego anualmente. En caso de los vehículos de transporte público, debes realizarla cada año.

La Revisión Técnico Mecánica y de Gases de un automóvil debe realizarse en centros de diagnóstico automotriz (CDA) autorizados por el Ministerio de Transporte y el Ministerio del Medio Ambiente.

El valor varía según la ciudad donde vivas y el vehículo que tengas. Te recomendamos consultar las tarifas vigentes en los centros de diagnóstico autorizados.

únicamente deben presentarse el SOAT y la matrícula del automóvil.

Si una autoridad de tránsito verifica que no tienes la Revisión Técnico Mecánica y de Gases vigente, puedes incurrir en una multa de 15 salarios mínimos diarios legales vigentes y que esa misma autoridad ordene la inmovilización de vehículo (o como se dice coloquialmente «llevar el carro a los patios»).

Tendrías que pagar la multa o infracción correspondiente al accidente de tránsito si eres responsable del hecho más el pago de este obligatorio trámite.

Para que la revisión técnico mecánica y de gases salga bien, deberías chequear tu vehículo antes de llevarlo al centro de diagnóstico autorizado. Por eso, te recomendamos que lleves tu vehículo a un taller de confianza para que allá le revisen: El estado de las llantas (que no estén listas ni cortadas), que el equipo de carretera esté completo y el extintor de incendios recargado, que el vehículo esté sincronizado, sin roturas en el escape, aseado, con los cinturones de seguridad y los frenos en perfecto estado y que los vidrios no estén rotos y que no tengan avisos o calcomanías que dificulten la visión.

Si después de revisar el vehículo se comprueba que este no tiene las condiciones mecánicas y estructurales adecuadas para su movilidad, debes acudir a un taller mecánico para que allí revisen y realicen las mejoras recomendadas por el personal experto del CDA. Cuando esté listo, debes llevar de nuevo el vehículo al CDA para que allí certifiquen que tu vehículo alcanzó unas condiciones óptimas de funcionamiento gracias al arreglo de estos desperfectos y así puedas obtener en tus manos el certificado de Revisión Técnico Mecánica y de Gases.

Antes de 15 días hábiles, no tiene costo.

No. La Revisión Técnico Mecánica es válida en todo el territorio nacional.

No. Lo recomendable es que realices una revisión periódica del vehículo una o dos veces a la semana y no descuides el estado de las llantas, el motor, los niveles de líquido de frenos y agua, entre otras condiciones.

 Para evaluar las condiciones mecánicas del vehículo en el que te transportas y de esta manera evitar posibles accidentes de tránsito por causa de fallas mecánicas que puedan presentarse. Con su uso periódico, el vehículo y sus partes presentan un desgaste normal y por eso es importante revisarlos, determinar su estado y corregir posibles fallas. Un conductor preventivo siempre está al tanto de su vehículo, por su seguridad y la de los demás.

 

 

La Bateria

¿Qué es La Bateria y Qué tipos existen?


La batería del vehículo es uno de los componentes que más importa básicamente es la encargada de contribuir la energía necesaria para arrancar el vehículo, también la energía para que funcionen otras partes del vehículo como el cierre centralizado, la iluminación, el limpiaparabrisas, el reloj, el GPS o la radio.


TIPOS DE BATERIAS

BATERIA EN GEL: Las baterías de gel se parecen a las baterías AGM porque también están selladas. Sin embargo, las dos baterías son completamente diferentes. 

Las baterías tipo gel utilizan sílice. Esto es capaz de convertir el ácido sulfúrico de la batería en un material gelatinoso. Este es el mismo componente que se usa como electrolito de la batería.

Hay que tomar precauciones al manipular las baterías de gel. No deben estar expuestos a situaciones en las que haya un alto grado de deterioro. Si por casualidad expones la sustancia gelatinosa a este tipo de escenario, terminarás “cicatrizando” el gel en su interior. El resultado final serán espacios y bolsas que no querrás en él.

Estas bolsas aparentemente inofensivas pueden permitir que las placas se corroan y eventualmente, causar una falla prematura. La información vital que hay que tener en cuenta sobre las baterías de gel es que no deben ser usadas para una descarga o carga rápida. Comparado con las baterías de celdas húmedas, la construcción interna de las de gel es un poco más fuerte.

BATERIA AMG: AGM es la abreviación de Absortion Glass Mat, Tecnología moderna en la fabricación de baterías donde el ácido se absorbe mejor y más rápido por placas de plomo de la batería. Una delgada manta de fibra de vidrio inmoviliza el ácido entre ellos. Se usan separadores a base de fibra de vidrio absorbente, material que tiene la consistencia parecida al muleton. Al ensamblar la batería y agregar el electrolito líquido, este es absorbido por la fibra AGM que actúa como una esponja.

Al igual que la batería de gel, las baterías AGM en caso de rotura no tendrá fugas de líquido, esta tecnología también tiene la ventaja de que la batería se puede instalar tumbada.

Actualmente, la tecnología AGM viene de serie con muchos vehículos de gama alta y vehículos con el sistema «Stop-Start» en los que se requieren las altas prestaciones de las baterías AGM.

BATERIA DE CELDAS HUMEDAS: En primer lugar, debe entenderse que celda y batería son sinónimos, pero batería es un término bastante común utilizado por muchas personas. Una celda húmeda también se conoce por varios nombres, como celda ventilada y celda inundada. Esto se llama celda inundada porque todas las partes internas de una batería están cubiertas con un líquido. La razón por la que se llama celda ventilada es porque se producen ciertos tipos de gases al usar estas baterías.

Una celda húmeda funciona con electrolito líquido y generalmente se prepara en vasos de precipitados en el laboratorio. La mayoría de las baterías de celda húmeda son solventes para el plomo y el ácido sulfúrico. La celda húmeda más básica puede contener placas delgadas de cobre y zinc parcialmente sumergidas en jugo de limón. Estas baterías tienen un extremo expuesto, que luego se conecta a un dispositivo mediante cables. Las celdas húmedas están selladas y no debe exponerlas por razones de seguridad.

Diferencias entre la batería de ácido líquido y la batería de ácido AGM

En condiciones de funcionamiento normales, el diseño interior de las baterías AGM garantiza que tenga lugar la recombinación de gas y garantiza que no haya pérdidas de agua, por lo que se evita la necesidad de reservas de electrolito y liberan al usuario de tener que realizar tareas de mantenimiento.

El sistema de ventilación de un sentido ofrece una presión parcial en cada una de las celdas, lo que garantiza una estanqueidad total y una manipulación segura.

La absorción del ácido de la fibra de vidrio implica que los paquetes de batería pueden funcionar a mayores presiones que las baterías con electrolito líquido, lo que ofrece ventajas, por ejemplo, una prolongación notable de la resistencia a los ciclos de la batería reduciendo la eliminación de la pasta.

El incremento en las presiones del paquete de la batería AGM aumenta la resistencia a la vibración de las baterías.

La mayor superficie de reacción garantiza una mayor capacidad de arranque en el mismo tamaño que las baterías de electrolito líquido convencionales.

FUNCIONAMIENTO DE LA BATERIA

Cuando el motor está en marcha, la batería se recarga gracias al alternador; es decir, produce su propio líquido para alimentarse mientras el motor está funcionando. Las baterías tienen la cualidad de generar y acumular energía a la vez.


La esperanza de vida

SE recomienda que deberíamos revisar la batería del vehículo cada 6 meses o cuando el vehículo tenga más de 2 años, mientras que a los 4 años a menudo resulta conveniente cambiarla, aunque esto es muy relativo. La vida útil de una batería varía mucho según el uso que se haga del vehículo, la marca de la misma y otros factores. En algunas ocasiones el desgaste se produce antes de tiempo debido a un daño en el alternador, si se hace un uso excesivo del arranque o si se mantiene inactiva durante largas temporadas.

Las sustituciones siempre deben llevarlas a cabo personal experta o conocedora de vehículos, ya que si se manipula de forma incorrecta podría ser peligroso para la salud; hay que tener en cuenta que las baterías contienen en su interior líquidos corrosivos que pueden dañar a las personas y al medio ambiente. Por esta misma razón es obligatorio reciclar la batería antigua cada vez que se sustituya por otra nueva.


La batería del vehiculo es uno de los componentes que más importa básicamente es la encargada de contribuir la energía necesaria para arrancar el vehículo, también la energía para que funcionen otras partes del vehículo como el cierre centralizado, la iluminación, el limpiaparabrisas, el reloj, el GPS o la radio.


TIPOS DE BATERIAS

BATERIA EN GEL: Las baterías de gel se parecen a las baterías AGM porque también están selladas. Sin embargo, las dos baterías son completamente diferentes. 

Las baterías tipo gel utilizan sílice. Esto es capaz de convertir el ácido sulfúrico de la batería en un material gelatinoso. Este es el mismo componente que se usa como electrolito de la batería.

Hay que tomar precauciones al manipular las baterías de gel. No deben estar expuestos a situaciones en las que haya un alto grado de deterioro. Si por casualidad expones la sustancia gelatinosa a este tipo de escenario, terminarás “cicatrizando” el gel en su interior. El resultado final serán espacios y bolsas que no querrás en él.

Estas bolsas aparentemente inofensivas pueden permitir que las placas se corroan y eventualmente, causar una falla prematura. La información vital que hay que tener en cuenta sobre las baterías de gel es que no deben ser usadas para una descarga o carga rápida. Comparado con las baterías de celdas húmedas, la construcción interna de las de gel es un poco más fuerte.

BATERIA AMG: AGM es la abreviación de Absortion Glass Mat, Tecnología moderna en la fabricación de baterías donde el ácido se absorbe mejor y más rápido por placas de plomo de la batería. Una delgada manta de fibra de vidrio inmoviliza el ácido entre ellos. Se usan separadores a base de fibra de vidrio absorbente, material que tiene la consistencia parecida al muletón. Al ensamblar la batería y agregar el electrolito líquido, este es absorbido por la fibra AGM que actúa como una esponja.

Al igual que la batería de gel, las baterías AGM en caso de rotura no tendrá fugas de líquido, esta tecnología también tiene la ventaja de que la batería se puede instalar tumbada.

Actualmente, la tecnología AGM viene de serie con muchos vehículos de gama alta y vehículos con el sistema «Stop-Start» en los que se requieren las altas prestaciones de las baterías AGM.

BATERIA DE CELDAS HUMEDAS: En primer lugar, debe entenderse que celda y batería son sinónimos, pero batería es un término bastante común utilizado por muchas personas. Una celda húmeda también se conoce por varios nombres, como celda ventilada y celda inundada. Esto se llama celda inundada porque todas las partes internas de una batería están cubiertas con un líquido. La razón por la que se llama celda ventilada es porque se producen ciertos tipos de gases al usar estas baterías.

Una celda húmeda funciona con electrolito líquido y generalmente se prepara en vasos de precipitados en el laboratorio. La mayoría de las baterías de celda húmeda son solventes para el plomo y el ácido sulfúrico. La celda húmeda más básica puede contener placas delgadas de cobre y zinc parcialmente sumergidas en jugo de limón. Estas baterías tienen un extremo expuesto, que luego se conecta a un dispositivo mediante cables. Las celdas húmedas están selladas y no debe exponerlas por razones de seguridad.

Diferencias entre la batería de ácido líquido y la batería de ácido AGM

En condiciones de funcionamiento normales, el diseño interior de las baterías AGM garantiza que tenga lugar la recombinación de gas y garantiza que no haya pérdidas de agua, por lo que se evita la necesidad de reservas de electrolito y liberan al usuario de tener que realizar tareas de mantenimiento.

El sistema de ventilación de un sentido ofrece una presión parcial en cada una de las celdas, lo que garantiza una estanqueidad total y una manipulación segura.

La absorción del ácido de la fibra de vidrio implica que los paquetes de batería pueden funcionar a mayores presiones que las baterías con electrolito líquido, lo que ofrece ventajas, por ejemplo, una prolongación notable de la resistencia a los ciclos de la batería reduciendo la eliminación de la pasta.

El incremento en las presiones del paquete de la batería AGM aumenta la resistencia a la vibración de las baterías.

La mayor superficie de reacción garantiza una mayor capacidad de arranque en el mismo tamaño que las baterías de electrolito líquido convencionales.

FUNCIONAMIENTO DE LA BATERIA

Cuando el motor está en marcha, la batería se recarga gracias al alternador; es decir, produce su propio líquido para alimentarse mientras el motor está funcionando. Las baterías tienen la cualidad de generar y acumular energía a la vez.


La esperanza de vida

SE recomienda que deberíamos revisar la batería del vehículo cada 6 meses o cuando el vehículo tenga más de 2 años, mientras que a los 4 años a menudo resulta conveniente cambiarla, aunque esto es muy relativo. La vida útil de una batería varía mucho según el uso que se haga del vehículo, la marca de la misma y otros factores. En algunas ocasiones el desgaste se produce antes de tiempo debido a un daño en el alternador, si se hace un uso excesivo del arranque o si se mantiene inactiva durante largas temporadas.

Las sustituciones siempre deben llevarlas a cabo personal experta o conocedora de vehículos, ya que si se manipula de forma incorrecta podría ser peligroso para la salud; hay que tener en cuenta que las baterías contienen en su interior líquidos corrosivos que pueden dañar a las personas y al medio ambiente. Por esta misma razón es obligatorio reciclar la batería antigua cada vez que se sustituya por otra nueva.